Redacción 19 diciembre, 2018

Pocas son las personas que se paran a pensar de qué material están construidas las cosas que se encuentran a su alrededor o que usa con frecuencia en su hogar. En innumerables ocasiones se confunden los metales con los que están fabricados utensilios tan comunes como cuchillos, tenedores o cucharas (generalmente de acero) las ollas y las sartenes que en la actualidad suelen ser de acero o aluminio. Sin embargo, hace algunos años el material más empleado en las sartenes y ollas de los hogares era el hierro fundido, ya que dotaba a estos objetos tan cotidianos de una gran durabilidad y resistencia. Y si para la mayoría reconocer los materiales supone un duro trabajo, ya ni hablar de lo que una empresa de fundición de hierro puede aportar a la vida de cualquiera. Para quien no lo sepa, sin ellas, muchas de las cosas que utilizamos a diario no existirían, al igual que tampoco existirían algunas de las obras de ingeniería que se realizaron en toda Europa durante la Revolución Industrial y que todavía hoy en día siguen en pie.

Si existen unas obras de ingeniería civil que impresionan a la par que sorprenden a la mayoría, esos son los puentes, no en pocas ocasiones, cualquiera de los ajenos al mundo de la ingeniería se habrán preguntado como es posible que se sostengan en pie y que soporten el tránsito constante de vehículos y personas. Hoy se pone el foco en Iron Bridge o puente de hierro, un puente de hierro inglés que cruza el río Severn a la altura de la garganta de Ironbridge en Shropshire. Su notoriedad radica en que fue el primer puente en arco fabricado utilizando hierro fundido, su construcción comenzó en 1777 y no terminó hasta dos años más tarde.

El hierro fundido no se empleó hasta esa fecha debido a que era un material demasiado costoso, sin embargo, la instalación en las proximidades de la zona de nuevo alto horno permitió disminuir el costo, motivando a los ingenieros de la zona a emplearlo para la construcción de un puente que permitiera salvar las distancias entre las dos orillas del río Severn.

En el arco de este famoso puente aparece el nombre de Coalbrookdale, motivo por el que muchos piensan que este es el nombre del puente. Sin embargo, Coalbrookdale es el nombre de la empresa de fundición de hierro donde se realizó este proceso y que está situada a un kilómetro de distancia del puente. Por ello la localidad donde se sitúa el puente cambió su nombre por el de Ironbridge, evitando de esta manera las confusiones.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies