Alba Moreno 3 octubre, 2018

Donald Trump aludió en un mitin en la noche del martes a la mujer que acusa al juez conservador Brett Kavanaugh de abusar sexualmente de ella. Trump lamentó que «es un momento difícil para los hombres jóvenes». Asimismo, expuso sus dudas sobre la autenticidad del relato de la mujer de la que presuntamente abusó el juez.

El presidente estadounidense parodió el interrogatorio que la policía realizó a la joven: “Bebí una cerveza. Bueno, creo que fue… ¡No! Fue una cerveza. Bueno, ¿y cómo volvió a casa? No me acuerdo. ¿Cómo llegó allí? No me acuerdo. ¿Dónde estaba el sitio? No me acuerdo», diciendo al público que la mujer recordaba lo que bebió, pero no los demás detalles. Trump agregó que «lo que está pasando aquí va más allá del nombramiento de un juez del Tribunal Supremo. Puedes ser alguien que ha sido perfecto toda su vida, y alguien puede acusarte de algo, ni siquiera tiene por qué ser una mujer. Y te consideran culpable hasta que se demuestre que eres inocente». A todo esto se sumó la pregunta de un miembro del público, que cuestionó si tenía un mensaje para las mujeres jóvenes. Trump respondió que «a las mujeres les va genial».

La supuesta víctima, Christine Blasey Ford, es una profesora de la Universidad Palo Alto en California. Con 51 años, acusa a Kavanaugh de haberla intentado violar en 1982 en una fiesta en las afueras de Washington D.C. En aquel momento, ella tenía 15 años y el 17. Aunque Kavanaugh lo niega, el testimonio de la mujer ha pasado por el Senado y la fragilidad de algunas de las respuestas del acusado han hecho que el juez sea investigado por el FBI.

Un cambio de discurso

El presidente Trump ha remarcado siempre su convencimiento en la inocencia del inculpado, pero nunca se había burlado de la mujer. De hecho, cuando la Casa Blanca aceptó la investigación del FBI -el pasado viernes-, Trump afirmó que la profesora le parecía una persona correcta y su discurso sonaba «convincente». Pero el asunto cambió el este martes, cuando el discurso pasó a ser en Missisipi, un estado conservador, una ciudad amiga. El público comenzó a reír y aplaudir cuando Trump parodió las declaraciones de Ford. Añadía que «esta circunstancia me ha hecho ver estos episodios con otra perspectiva, y es más propenso creer que la mujer miente», pues ha recibido acusaciones de abusos de varias mujeres en los últimos años -que siempre ha negado-.

Durante esta semana, el Senado deberá sentenciar el estado de culpabilidad del juez después de la investigación del FBI. Esta decisión será esencial para Kavanaugh, que estaba a punto de ser nombrado miembro vitalicio del Tribunal Supremo por Trump.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies