Francisco Javier Merino Garach 6 septiembre, 2018

Tras la derrota en la pasada madrugada de Carla Suárez frente a Madison Keys, Rafa Nadal se convierte en el único «superviviente» de los cuadros del US Open.

Baler, 1898. España ha perdido la guerra de Filipinas, pero un destacamento español se niega a rendirse. Ni los enemigos filipinos ni sus propios compatriotas españoles consiguen hacerles cambiar de parecer. Finalmente, el 2 de junio de 1899 los combatientes españoles, atrincherados en una iglesia, se rinden. Los filipinos aceptan unas condiciones honrosas de capitulación, recibiendo los derrotados un recibimiento multitudinario en la capital, Manila. Son considerados héroes.

Nueva York, 6 de septiembre de 2018. Tras un US Open memorable en el que derrota a tenistas de talla mundial como Mladenovic, Caroline Garcia y Sharapova; Carla Suárez acaba claudicando en cuartos de final del cuadro femenino contra Madison Keys por 6-3, 6-4. Así pues, España se queda sin representación en el cuadro femenino. Ya lo había hecho en todos los cuadros de dobles (masculino, femenino y mixto).

Sin embargo, en el recinto de Flushing Meadows queda un español atrincherado. No es un héroe de guerra, pero en Estados Unidos y el resto del mundo lo reciben como si lo fuera. Se trata del líder del ránking ATP, Rafael Nadal Parera. En la madrugada del miércoles, el español recibió una oferta informal de rendición de parte de un Thiem que le endosó un 6-0 en el primer parcial. Sin embargo, el «guerrero» mallorquín se repuso y acabó imponiéndose con un marcador final de 0-6, 6-4, 7-5, 6-7, 7-6.

Tras un partido que pasará a los anales de la historia del tenis por la entrega y el talento de ambos contendientes, Nadal se acercó a abrazar a un desconsolado Thiem frente a una grada pletórica, no tanto por la victoria de Rafa como por haber asistido a un partido histórico. Sin embargo, no hay tiempo para celebraciones para un Nadal que, como los 300 espartanos que cita la historia, debe librar y vencer batallas todas las jornadas para asegurar la defensa del título que consiguió en Nueva York el año pasado.

Ya en semifinales espera un Juan Martín Del Potro que en su anterior partido venció al jugador local John Isner en 4 mangas. Si consigue vencer al argentino, Nadal volverá a colarse en otra final de Grand Slam, donde le esperaría otro «hueso duro de roer», ya sea Novak Djokovic o Kei Nishikori. Pero Rafa no puede permitirse perder el tiempo en especular sobre su posible rival en la final. «El último de Nueva York» debe centrarse en la batalla del viernes si no quiere volver a España antes de tiempo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies