Ignacio García Aguilar 30 noviembre, 2018

El proyecto de zona de bajas emisiones ha empezado a funcionar, como estaba previsto, este mismo viernes 30 de noviembre de 2018 en la capital española. La medida es la primera del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático que, según el Ayuntamiento de Madrid, ‘favorecerá al peatón, la bicicleta y el transporte público, que ganarán en protagonismo y espacio’. Añade que el distrito centro pasará a ser ‘un pulmón para la ciudad en pleno corazón de Madrid’.

El espacio Madrid Central cuenta con 472 hectáreas en total, agrupando las Áreas de Prioridad Residencial (APR), que eran Letras, Cortes, Embajadores y Ópera y se unen nuevos barrios como Justicia y Universidad. En estos espacios se restringe el acceso de vehículos a los no residentes y otros para “preservar el uso sostenible de las vías y disminuir los niveles de contaminación acústica y atmosférica de dichos espacios”.

Mapa de Madrid Central. Fuente: Ayuntamiento de Madrid.

Los vehículos que podrán acceder a estas zonas son los de los residentes, personas con movilidad reducida y servicios de seguridad y emergencias. El resto de vehículos sólo podrán circular si son 0 emisiones, ECO o para acceder a aparcamientos de rotación si son coche tipo C o B. En adición, el acceso a Madrid Central está plenamente garantizado a través de seis líneas de Metro, decenas de líneas de buses y estaciones de Cercanías y Larga distancia en Sol, Embajadores, Atocha y Recoletos. También se podrán acceder con taxis y servicios tipo Uber o Cbify.

El control de acceso a estas áreas funciona con cámaras emplazadas en los accesos, debidamente señalizados con señales verticales y horizontales: estas cámaras registran el número de matrícula del vehículo, la contrastan con la base de datos de matrículas autorizadas y comienza un proceso sancionador en caso de no estar autorizada.

Hasta el 9 de enero se colocarán diferentes efectivos de Policía Municipal que asesorarán a los conductores en los 28 puntos de entrada a Madrid Central. Hasta marzo solo se enviarán notificaciones sobre las infracciones y cómo actuar a los domicilios respectivos, no multas. A partir de marzo, las sanciones por infringir la normativa de Madrid Central ascenderán hasta los 90 euros, que si se pagan en el plazo de 20 días naturales se reducirá a la mitad.

El Ayuntamiento de Madrid explica que los beneficios medioambientales se materializarán en una disminución del 37% de los kilómetros recorridos actualmente por los vehículos y un 40% de las emisiones de dióxido de nitrógeno. Otros beneficios conexos son la reducción del ruido y la liberación de espacio público. Dentro de este plan ya se han realizado acciones significativas desde verano como son la reforma de las calles Atocha y Gran Vía, esta última estrenada hace apenas unas semanas y la primera en proceso de remodelación.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies