Ignacio García Aguilar 19 octubre, 2018

Se ha hallado un grafiti a carboncillo que data de octubre. Este garabato retrasa la fecha en la que el Vesubio entró en erupción al 24 de octubre del 79 d.C.

Petrificados bajo la lava seca del volcán Vesubio se encuentran personas demasiado abrigadas para la época, braseros en las casas y frutos otoñales que siempre han hecho dudar a historiadores y arqueólogos sobre la fecha concreta de la destrucción de la ciudad italiana de Pompeya, al sur de Nápoles.

Hasta ahora el documento que confirmaba la tesis de que la catástrofe acaeció el 24 de agosto era una carta de Plinio el Joven enviada a Tácito en el 79 d.C. En una parte del escrito, la carta reza: “[mi tío, Plinio el Viejo] estaba en Miseno y presidía el mando de la flota. El día 24 de agosto en torno a las 13 horas mi madre le indica que se divisa una nube de un tamaño y una forma inusual []”

Los mármoles simulados en la Casa de Júpiter. Foto: Cesare Abbate / Parco Archeologico di Pompei

Sin embargo, con el desenterramiento de la Casa Jardín en Pompeya se ha hallado en uno de los muros una inscripción a carboncillo en la que se puede leer “el decimosexto día antes de las calendas de noviembre”. En nuestro calendario este día corresponde con el 17 de octubre.

Por tanto, es completamente incoherente que el Vesubio entrase en erupción en agosto como dice la carta. El escribano debió de transcribir mal la carta a Tácito y confundiría agosto con octubre. Por tanto, los nuevos datos conducen al 24 de octubre del 79 d.C. como fecha en la que Pompeya quedó sepultada bajo la lava. Quién le iba a decir a la persona que escribió en ese muro algo tan cotidiano como la fecha que una semana después sería arrasado por un volcán. Gracias a este hallazgo se confirma que el Vesubio no entró en erupción en verano si no en otoño, lo que justificaría los ropajes, braseros y frutos otoñales.

Regio V

El larario encontrado en la Casa Jardín. Foto: Parco Archeologico di Pompei

Así se ha denominado a la inexplorada zona de excavación de casi 3 kilómetros en la antigua ciudad de Pompeya. Ha sido en una de las casas que está surgiendo en esta área donde se ha descubierto el más importante de los hallazgos. Más concretamente ha sido en una de las paredes de la Casa Jardín, donde se han topado con frescos mitológicos de la época conservados perfectamente, mosaicos y utensilios varios. También se ha encontrado un espectacular larario, altar que se construía en las casas romanas para rendir culto a las divinidades, donde se aprecia muy bien conservada una decoración que representa un jardín.

Otra vivienda, la denominada Casa de Júpiter, ha salido a la luz de igual manera, revelando unos frescos de estilo primario pompeyano que imitan placas de mármoles y otras superficies. Se ha hallado también una columna de piedra con un eslogan político que reza: “por favor elegid al edil Helvio Sabino, uno bueno». Ha podido salir a la luz, además, el esqueleto de un hombre que murió sepultado por una enorme piedra como consecuencia de la furia del Vesubio.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies