Juan Diego Pérez Gómez 28 septiembre, 2018

La selección femenina de baloncesto ha conseguido pasar de ronda dejando atrás a Canadá y se enfrentará mañana a Australia, una de las sensaciones del torneo y mejor equipo tras Estados Unidos

53-68 ha quedado uno de los mejores partidos de lo que llevamos de mundial. La lucha y entrega de las españolas les ha permitido sacarse el mal sabor de boca que les dejó la derrota ante Bélgica y les privó de la clasificación directa. Ahora ha vencido a Canadá, que esperaba en cuartos de final siendo invictas, siendo España la única capaz de batirlas.

El primer cuarto acabó 16-13 perdiendo y el segundo cuarto comenzó con la selección españpola poniéndose rápidamente por delante, forzando a las canadienses a pedir un tiempo muerto. Consiguieron buenas transiciones ofensivas aunque faltaba fuerza en la defensa característica española. No obstante, se llegó al descanso 27-29 ganando.

El tercer cuarto comenzaba con España golpeando primero, pero las canadienses no le perdían la cara al partido y resultó ser un cuarto bastante igualado. Buenas ideas en ataque pero algunos despistes defensivos fueron los hechos que marcaron un periodo en el que Canadá se marchó tres puntos arriba.

En último periodo se llegó a un parcial de 0-14, alargando la diferencia a 16 puntos. Esto hizo que sus rivales se desestabilizaran y se encontraran comidas por los nervios a falta de poco menos de cuatro minutos para el final del encuentro. Una notable mejora defensiva llevó a España a confiar más aún en sus posibilidades, con triples y jugadas propias de jugadoras de su nivel.

Pero el camino no fue fácil, las chicas de Mondelo consiguieron pasar a cuartos de final tras vencer a Senegal 63-48 en la repesca tras la fase de grupos, donde la selección no pudo quedar primera.

En dicha «liguilla», España comenzó ganándole a Japón por 71-84 donde destacaron los 15 puntos de Marta Xargay, las 8 asistencias de Laia Palau y los 8 rebotes de Laura Nicholls. El segundo partido fue contra Puerto Rico y se saldó con una paliza 78-53 y 22 puntos de Astou Ndour, volviendo a ser Palau la máxima asistente. El punto negro fue el partido contra una gran Bélgica, la derrota 72-63 dejó a las españolas fuera de la clasificación directa, a pesar de tener un balance victorias/derrota idéntico al de las belgas (y también al de las japonesas), la diferencia de puntos dictó sentencia. Contra las belgas, Palau fue de nuevo quien repartió más pases de canasta con un total de 7, resaltando los 13 rebotes de Nicholls.

Mañana será la cita ante una poderosa Australia, que ha llegado a Tenerife con ganas de escribir su nombre en la historia. Por lo pronto, tienen delante a las vigentes campeonas de Europa, que le tienen más ganas que nunca a Estados Unidos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies