Alba Moreno 16 septiembre, 2019

Muchos admitieron haber ido al concierto que Alfred García dio ayer en Fuenlabrada con los prejuicios correspondientes a Operación Triunfo, el talent show del que salió. Pero las disculpas vinieron solas cuando, al terminar su flamante actuación, dejó a más de uno boquiabierto y con los ojos húmedos de la emoción. 

Alfred cantó a Marte, a las canciones viejas, a Bowie, a Albert Pla, a su tierra, a Sevilla y a Madrid, a sus musicales, a sus salas, pero también a todos aquellos que le escuchan, que siguieron las luces de su música durante toda la noche. Con Wonder emocionó hasta al ser más insensible, no solo por el sentido de la canción, sino por la calidad con que este joven catalán y su equipo trasladaron desde el escenario.

Lo que transmiten con la música lo saben hacer muy pocos, sobre todo en tiempos donde buena parte de la música comercial está megaproducida y los directos son, mayoritariamente, cantidades desmesuradas de efectos e incluso playbacks. Y aunque ya su banda había sorprendido -muy gratamente- al público, Alfred sacó su trombón y tocó, entre gritos y aplausos, Lo que puedo dar, uno de los temas más movidos de su disco ‘1016’. El tema homónimo tampoco dejó indiferente a nadie. El catalán consiguió arrancar a gritos la euforia de los asistentes con un solo de guitarra que dejó entrever que su talento no es solo cosa de su voz y de sus letras, sino que su educación musical es clave para montar un show de estas características. 

Con mención honorífica a su amigo «peludo» -Carlos Sadness- y a sus dos gatos, Alfred cantó a piano el tema que compusieron juntos y que interpretaron por primera vez -en versión tropical- en Isla Morenita. Londres llevó a Fuenlabrada a las calles de Street Avenue y Let me go elevó la música de Alfred García a otro planeta. Y pese a que algunos impresentables que esperaban a Bustamante (que tocaba después y finalmente no salió) le abuchearon por cantar Et vull veure en catalán, el cantante les destrozó sus estigmas como si fuera un animal, y su profesionalidad hizo que los aplausos sonaran más fuerte. Alfred es música acústica, es rock ‘n roll, es directo, es arte, es un artista que respeta y ama la música y la convierte en magia para todos sus espectadores.

Foto: Sheila Moreno

¿Quieres estar al tanto de las noticias de Música y Opinión que se publican en InfoDiario?

InfoDiario es un proyecto periodístico liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo. Nos ayudas a crecer. ¿Aún no nos sigues?

Pulsa aquí para darnos Me gusta en Facebook.

Síguenos en Twitter pulsando aquí

Para Instagram, pulsa aquí

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies