Desviar la mirada hacia otro lado, siendo indiferentes, pienso que es lo más fácil y, también, lo más egoísta y lo más cómplice. El mundo se está muriendo. Tal vez sea una afirmación azarosa, arriesgada pero, desgraciadamente, tan cierta y tan real como que el mundo y el clima están locos, los campos ya no se visten de verde ni de flores que le den vida porque la lluvia no llegan y las temperaturas, tan elevadas, sobrepasan las propias de una primavera y se acercan más a las de un verano de los suaves en Córdoba. La temperatura en los últimos cincuenta años han subido a un ritmo vertiginoso y por ello peligroso, asciende el nivel del mar y las inclemencia meteorológicas son cada vez más mortíferas y fuertes. El paisaje cambia por campos amarillos y secos donde la mano perversa del hombre destruye con fuegos intencionados parajes naturales e irrepetibles, verdaderos ecosistemas. El mundo muere, el mundo soporta como puede la hoz de la contaminación depravada, del interés de las grandes multinacionales, de nuestro descuido intencionado u olvidado. Pero está muriendo. El mundo se está muriendo, miremos para donde miremos. Y lo más llamativo: que no hacemos nada, ni individual ni colectivamente. Nos cruzamos de brazos y asistimos a la agonía lenta pero certera de nuestro ecosistema. Parece un ensimismamiento mortífero que asiste impávido a su propio funeral.

Negar el cambio climático producido por el hombre es una insensatez. Y no hacer nada por detenerlo, una irresponsabilidad vergonzosa y vergonzante. La actitud no es ni debe de ser la de cruzarse de brazos, o a la de esperar a que pase algo u otros hagan algo. Me da que el tiempo se acaba, que cada vez los veranos son más largos, más depravadores. Y las lluvias cada vez más escasas, inexistentes. La agonía ya no es tan lenta, se puede observar, y la madre tierra gime con dolores de espanto ante los continuos daños diabólicos con los que el hombre se afana con destruir a la que le sustenta.

Recuerdo los reportajes de los telediarios con la gente en la playa en pleno mes de Febrero. “¡Qué a gusto se está en la playa”, aunque sea fuera de tiempo, pensaba yo.

Y entonces eso se convierte en el principal drama: nos hemos acostumbrado. Nos hemos acostumbrado a inviernos cortos y apacibles y a veranos incendiarios y olas de calor inimaginables e inhumanas. Nos hemos acostumbrado a ser indiferentes a  la contaminación y a la destrucción, a la calor y a la escasez de las lluvias. Nos hemos acostumbrado a nuestro propio infierno, a tan lamentable espectáculo. ¡Con lo bonitos que eran los campos vestidos de flor!

 

¿Quieres estar al tanto de lo que se publica en InfoDiario?

InfoDiario es un proyecto periodístico liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo. Nos ayudas a crecer. ¿Aún no nos sigues?

Pulsa aquí para darnos Me gusta en Facebook.

Síguenos en Twitter pulsando aquí

Para Instagram, pulsa aquí

Foto: Cinco Días.

1 pensamiento a “El mundo muere

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies