Brian Bujalance 20 diciembre, 2018

Joana Biarnés, considerada la primera mujer periodista en España, ha fallecido esta pasada noche a los 83 años en su casa debido a una complicación repentina de su salud que más tarde derivó en dos paros cardíacos. La familia, a través de un texto remitido por la Photographic Social Vision, comunicaba que «luchadora y bondadosa, todos aquellos que tuvimos la suerte de conocer a Joana no hicimos más que recibir lecciones de vida de una persona que, a pesar de su innegable talento, siempre destacó por su humildad«.

Biarnés (Terrassa, Barcelona, 1935), se dio a conocer cuando, de casualidad, descubrieron su trabajo fotográfico realizado en las inundaciones del Vallés, la comarca barcelonesa donde trabajaba. «Vieron mis fotos y en 1963 me ficharon en el Diario Pueblo para seguir las vidas de los famosos y hacer reportajes. En aquellos años no había mujeres fotógrafas». La fotoperiodista se impuso en un mundo donde solo había hombres. De hecho, recordaba en una entrevista que cuando saltó al césped cámara al cuello durante un partido de fútbol, los espectadores empezaron a llamarle «guarra, que me fuera a fregar los platos». Una valiente Biarnés se quedó en el estadio. Desde 1963 hasta 1967 fue la única fotógrafa del periódico.

La catalana fue pionera en el oficio y cubrió eventos deportivos, culturales y sociales de alto calado nacional en una España que acaba con una etapa franquista y abría las puertas a la democracia. Inmortalizó a grandes personajes de la historia como Salvador Dalí, Luis Buñuel, Joan Manuel Serrat, George Orwell, Rocío Jurando, Carmen Sevilla y Rocío Dúrcal. Todos de forma cercana y natural, algo que la caracterizaba. Uno de los trabajos que más repercusión tuvo fue el de ‘Lo

Joana Biarnés. Foto: Carlos García Pozo, vía El Mundo.

s Beatles’. Biarnés se coló en el avión en el que viajaban con el fin de fotografiarlos desde el baño y conseguir una exclusiva mundial. «Me animé tanto que me sentí la reina del mambo, hasta que los guardaespaldas me vieron y me echaron. Pero ya tenía la foto», contó en el periódico El Español hace dos años.

Su trabajo también ha quedado plasmado en la exposición ‘Joana Biarnés, a contracorriente’, que recorrió Madrid, Zaragoza y Barcelona. Un documental y el libro Joana Biarnés. Disparando con el corazón, publicación biográfica, colocaron a Biarnés en el lugar que le corresponde. Para la fotoperiodista, «la fotografía no se enseña en las academias, ni en talleres. Es la calle la que te enseña».

En 1985, Biarnés colgó las cámaras «de un día para otro» por su desencanto con la prensa sensacionalista, que lo invadía todo, según explicó en la despedida. Se retiró a Ibiza, donde abrió un restaurante donde muchas de las personalidades que había fotografiado se acercaban a comerse una de sus famosas paellas. 20 años más tarde, se jubiló y se instaló en Villadecavalls, cercana a su ciudad natal. Pese a sus problemas de vista, Biarnés conservó hasta el último momento las ganas de fotografiar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies