Lidia Núñez 17 octubre, 2019
protestas Barcelon, CDR

En Barcelona han vuelto a arder decenas de coches y contenedores. La noche se ha saldado con 33 detenidos y un centenar de heridos han sido atendidos por los servicios médicos.

Las protestas comenzaron el lunes cuando se hizo pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del procès. La condena contempla delitos de sedición y malversación con penas de entre 9 y 13 años. Es entonces cuando comienzan las primeras movilizaciones con cortes de carreteras y vías de tren.

En la noche del martes se incrementó la violencia y llegaron las primeras respuestas de los líderes independentistas. Torra declaró que “no se pueden permitir los incidentes que estamos viviendo” y pedía que “los grupos de infiltrados y provocadores” no estropearan la imagen de los catalanes.

Esa misma noche en Tarragona un furgón de los Mossos atropelló a dos manifestantes, unas imágenes que causaron mucho revuelo en las redes sociales. Uno de los heridos es un menor de 17 años que ya ha sido hospitalizado. Para tres de los detenidos de esa noche el juez ha dictado prisión provisional sin fianza y les acusa de “desórdenes, atentado y lesiones leves”.

En la noche del miércoles las protestas han continuado, han sido menos numerosas pero igual de violentas. La concentración convocada por los Comités de Defensa de la República (CDR) reunió a 22.000 personas, según la Guardia Urbana, que pedían la dimisión del consejero Miquel Buch. Ya de madrugada los enfrentamientos hacían, incluso, retroceder a los mossos tras el lanzamiento de cohetes pirotécnicos contra uno de los helicópteros. También se usó ácido contra los agentes que respondieron con proyectiles de foam.

Los políticos catalanes han seguido mostrando su repulsa a la violencia a través de sus cuentas de Twitter. Torrent escribía que estos hechos “no nos representan”. En la misma línea Junqueras publicaba “nos necesitamos movilizados pero rechazando la violencia venga de donde venga”. Incluso Puigdemont insistía en esta idea «no necesitamos la violencia para ganar, la necesita el Estado para derrotarnos».

Para el viernes se esperan movilizaciones aún más numerosas que podrían alcanzar el millón de personas. Para este día se ha convocado una huelga que no solo afectará al transporte público, para el que se ha decretado servicios mínimos, si no también a las carreteras por los posibles cortes de los manifestantes. Los colegios también se verán afectados.

 

¿Nos ayudas a crecer?

InfoDiario es un proyecto periodístico independiente liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo.

Pulsa aquí para darnos Me gusta en Facebook.

Síguenos en Twitter pulsando aquí

Para Instagram, pulsa aquí

 

Foto: europapress

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies