Home INTERNACIONAL Texas vs. la juventud trans

Texas vs. la juventud trans

El gobernador Greg Abbott ha ordenado investigar a los padres de los menores trans y a su entorno por "abuso infantil"

0
Texas Trans

La comunidad LGBTQ vuelve a verse amenazada en EEUU. En esta ocasión se debe a una carta escrita por el gobernador del estado de Texas, el republicano Greg Abbott, el pasado 22 de febrero. En esta misiva, dirigida al Departamento de Servicios para la Familia y la Protección (DFPS por sus siglas en inglés), Abbott ordena que se realicen «investigaciones rápidas y exhaustivas» sobre casos en los que niños y adolescentes se hubieran sometido a procedimientos de cambio de género al considerar dichos procesos como «abuso infantil».

Esta decisión se basa en la línea defendida por el Fiscal General de Texas, el también republicano Ken Paxton. Según la misiva, la oficina de Paxton habría reconocido que ciertos procedimientos de cambio de género para menores de edad constituyen abuso infantil bajo la legislación estatal. Entre esos procedimientos estarían las cirugías de reasignación de género, las mastectomías y la administración de bloqueadores de hormonas o dosis suprafisiológicas de testosterona o estrógenos, entre otros. «Dado que el Departamento de Familia y Servicios de Protección es responsable de proteger a los niños de abusos, comando a su agencia a realizar una investigación rápida y exhaustiva sobre cualquier caso denunciado de estos procedimientos abusivos en el estado de Texas. Para proteger a los niños de Texas del abuso, el DFPS y el resto de agencia estatales deben seguir la ley según las directrices de la Oficina del Fiscal General» reza la misiva.

Abbott defiende que la ley de Texas impone al DFPS el deber de investigar a los padres de jóvenes que se hayan sometido a algún procedimiento de reasignación de género y a otras agencias estatales a investigar las instalaciones donde se realicen dichos procedimientos. La carta también recuerda que la legislación estatal obliga a los profesionales licenciados que tienen contacto directo con niños que pueden estar sometidos a dicho «abuso» a denunciar su situación. Esto incluye a médicos, enfermeras y profesores, y prevé sanciones penales por no denunciar dicho «abuso infantil».

En resumen, el estado de Texas considera a los menores trans víctimas de abuso infantil y contempla cargos criminales contra sus padres y los funcionarios que no los reporten a las autoridades.

Una amenaza para los jóvenes trans y sus familias

Las reacciones en contra no han tardado en producirse, especialmente por parte de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), la organización sin ánimo de lucro más importante del país. En su cuenta de Twitter han recordado que tanto la opinión del fiscal general Paxton como la carta del gobernador Abbott no son legalmente vinculantes ni pueden cambiar la legislación, y que ningún tribunal del país ha considerado nunca los procedimientos de reasignación de género como abuso infantil. La rama de Texas de la ACLU va más allá y considera esto como «una campaña de desinformación políticamente motivada» que amenaza a los jóvenes trans y a sus familias. Los defensores de los derechos trans también recalcan que la opinión de Paxton y Abbott va en contra del consenso de las asociaciones médicas, que establecen que los procedimientos de reasignación de género son médicamente necesarios para los jóvenes trans y que están respaldados por décadas de investigación.

Lo cierto es que esta es la ultima de una lista de leyes anti LGBTQ siendo aprobadas en el país. En Florida se debate sobre la llamada «ley Don´t Say Gay», que busca prohibir las charlas sobre orientación sexual o identidad de género en las aulas. Y en octubre de 2021 se aprobó un proyecto de ley en Texas que impide a los estudiantes trans estar en equipos deportivos de su mismo género.

Mapa con el cómputo de legislación positiva o negativa respecto a la identidad de género // Fuente: Transgender Law Center

Estas acciones podrían estar enmarcadas dentro de la llamada «guerra cultural» que dicen estar llevando a cabo los conservadores estadounidenses. Para «defender» los valores americanos frente a las «imposiciones» de las minorías, tanto sexuales como raciales, los republicanos luchan y protestan contra normativas progresistas en todos los ámbitos, desde las juntas escolares hasta las cámaras estatales.

Aunque los legisladores se escuden diciendo que solo les interesa el bienestar de los menores, lo que consiguen precisamente es eliminar su red de apoyo acusando a sus padres de abusos infantiles y coaccionando a médicos y profesores para que los denuncien ante las autoridades. Una red que las asociaciones médicas coinciden en que es necesaria para que los menores puedan sobrellevar su transición y convertirse en quienes estaban destinados a ser. Unos apoyos necesarios para sobrevivir en un mundo en el que desgraciadamente aún no es fácil ser trans.

¿Nos ayudas a crecer con solo un click en nuestras redes?

InfoDiario es un proyecto periodístico liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo. Aunque no lo creas, nos ayudas a crecer. Síguenos (si no es mucho pedir) en Facebook, Twitter y/o  Instagram. Hacemos periodismo.

NO COMMENTS

Deja un comentario Cancelar respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Salir de la versión móvil