Inicio CULTURA El origen de las uvas de Nochevieja

El origen de las uvas de Nochevieja

0

Se acerca la Nochevieja y, si bien es cierto que este año no traerá consigo fiestas multitudinarias y grandes reuniones familiares, no faltarán las tradiciones; ropa interior roja, brindar con copas de vino espumoso en las que hayamos metido primero algo de oro y, por supuesto, las uvas. Es costumbre en España tomar 12 uvas, una por campanada, para recibir el año nuevo. Ya lo decía Mecano: “entre gritos y pitos, los españolitos, enormes, bajitos, hacemos por una vez algo a la vez”. Pero, ¿de dónde viene esta tradición de las uvas en Nochevieja? Son dos las teorías más extendidas.

Caprichos de la clase burguesa

La primera historia tiene su origen en la década de 1880, cuando la clase burguesa española cenaba, imitando a la francesa, uvas y vino espumoso en la última noche del año. Por lo visto, algunos madrileños decidieron ir a la Puerta del Sol para ser testigos de las campanadas e imitar en tono burlesco las costumbres burguesas tomándose ellos también las uvas.

Puerta del Sol de Madrid en Nochevieja
Puerta del Sol de Madrid en Nochevieja

La cosecha de 1909

Otra teoría defiende que el origen de esta tradición está en la abundante cosecha de uvas Aledo del año 1909. Ese año, los productores alicantinos, decidieron dar más salida al producto presentando las uvas como “de la buena suerte”. El halo mágico y el bajo precio del producto tuvieron el efecto esperado.

Uvas Aledo
Uvas Aledo

Desmintiendo los mitos

La periodista, bloggera y escritora bilbaína Ana Vega, conocida como Biscayenne, considera sin embargo que esta historia de la cosecha es un mito que, a base de repetición, se ha incrustado en el imaginario popular.

En un artículo en El Comidista, Biscayenne recoge citas de importantes periódicos de 1893, 1894 y 1897, como El Correo Militar o El Imparcial, para demostrar que la costumbre de las uvas en Nochevieja es anterior a 1909. Las citas correspondientes a artículos de 1893 y 1894, confirman que en 1892, al menos en Madrid, ya se tomaban las uvas. La cita de El Correo Militar (2 de enero de 1894), afirma que “hasta hace pocos años eran muy contadas las personas que comían uvas el 31 de diciembre al sonar la primera campanada de las doce de la noche”.

Sin embargo, no es hasta 1897, al publicar El Imparcial un artículo llamado “Las uvas milagrosas”, cuando aparece reflejado en un medio de la época que las uvas eran 12 y que su precio las hacía asequibles para todos.

Lo que simbolizan las uvas

Como todas las tradiciones, la de las uvas en Nochevieja tiene diversas variantes. Algunos dicen que el comer 12 uvas, una por campanada, asegura 12 meses de buena suerte y prosperidad. Otros, creen que hay que pedir un deseo por cada uva que se come; en total 12 deseos. Ya a finales del siglo XIX tenían disputas sobre la ejecución, pues como comenta Ana Vega en su artículo: “unos decían que era algo nuevo, otros que antiguo, los de más acá aseguraban que las uvas eran sólo tres simbolizando alegría, salud y dinero, mientras que los de allá comentaban que era una costumbre imitada de los franceses y que había que comer un racimo entero”.

Ayúdanos a hacer periodismo

InfoDiario es un proyecto periodístico liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo. Aunque no lo creas, nos ayudas a crecer. Síguenos (si no es mucho pedir) en FacebookTwitter y/o  Instagram. Hacemos periodismo.

Deja un comentario