Según informaciones de El País, la familia y la Fundación Casa de Alba convertirán en los próximos meses el palacio en un museo abierto todos los días y previo pago. La familia pretende abrir las puertas antes de verano aunque, según informan, eso dependerá del ritmo de las obras de reacondicionamiento, que han empezado hace pocos días.

Las fuentes han hecho saber a El País que la casa de Alba se exhibirá como un palacio habitado y habitable, como se había mostrado hasta la actualidad. El público podrá pasear por parte de la planta baja, todo el primer piso y la segunda planta será inaccesible, como hasta este momento.

Desde 1975 hasta ahora, el Palacio de Liria tan sólo permitía visitas gratuitas los viernes de las 10 a las 12 horas de la mañana, lo que desembocaba en una lista de espera de años. Las fuentes han asegurado que controlarán el aforo para evitar el colapso de las salas y los daños al mobiliario. Respecto al precio, la Fundación no ha querido adelantar nada, aunque en 2012 se realizó una exposición temporal con entrada a 10 euros para poder ver parte de los fondos de la mansión.

Retrato de Goya a la Duquesa de Alba, 1975.

Entre las obras de mayor importancia que alberga la residencia se encuentra el retrato que realizó Goya a Cayetana de Silvia Álvarez de Toledo, XIII duquesa de Alba,  en 1795, que ahora podrá verse en todo su esplendor en su emplazamiento original. Además, los fondos del Palacio de Liria cuentan con una impecable pinacoteca con firmas de Bellini, Tiziano, Luca Giordano, Rembrandt, Rubens, Murillo, Ribera, Velázquez, Mengs o el anteriormente nombrado Francisco de Goya. Entre el mobiliario del palacio que podrá contemplar el público se encuentran numerosas alfombras, relojes, esculturas o porcelana, todos artículos del más fino gusto y ejecución artesanal.

El Palacio de Liria es la residencia oficial de la Casa de Alba, ubicada en los números 20-22 de la Calle Princesa de Madrid, en la zona antaño conocida como barrio de los Afligidos. Este palacio es considerado el domicilio particular más grande de Madrid, con 200 estancias repartidas en 3.500 metros cuadrados. Además, sus jardines son los únicos de propiedad privada que disfrutan en la mayoría de planos de la capital. En su época ya fue reconocida como la mejor mansión aristocrática de la ciudad, tan sólo superada por el Palacio Real.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies