Brian Bujalance 7 octubre, 2018

Emocionada. Así salió ayer Barei al escenario de la Fundación Mutua Madrileña, sede del 13 Congreso de la Organización General de Amantes de Eurovisión de España (OGAE Spain). Un público entregado rompió el silencio con gritos y aplausos hacia la que fuera representante de España en Eurovisión 2016. Los eurofans pudieron disfrutar de una Barei espontánea, divertida y sincera que ha contado su paso por el festival de la canción más importante del mundo.

Con gran asombro tras ver entre los asistentes a una de sus compañeras, Maika Barbero, comenzó un distendido diálogo que interrumpió el presentador y presidente de OGAE Spain, José Juan Santana Rodríguez, para comenzar el evento. Si hay algo que Barei dejó claro a lo largo de la tertulia es la buena sintonía que mantiene con la organizadora de Eurovisión en España, TVE. «Tengo una relación buenísima, siempre me llaman para componer y para los programas especiales. Nunca he estado obligada a nada«, afirmaba la segunda invitada del Congreso. Sin embargo, ha confesado que hubo un intermediario entre ella y la organización con el que fue díficil entenderse. «No me sentí maltratada por TVE», declaraba la artista, «simplemente no me sentí entendida».

La cantante, antes de llevar a Estocolmo Say Yay!, presentó tres canciones en inglés que en principio gustaron a la delegación española. Ni ella ni su pareja profesional y personal, Rubén, las consideraban a la altura del festival. Es por eso por lo que surgió el único tema que levantó al Globen Arena en 2016. «Hicimos como 19 estribillos de Say Yay!, quería una canción con la que sentirme cómoda«. Aunque las críticas fueron primeramente negativas por ser en inglés, resultó ganadora en Objetivo Eurovisión. En un tono sarcástico, Barei contó que tuvo que meter el castellano, pero ella eligió el sitio: los coros, añadió con carcajadas que el público siguió.

Barei interpretando ‘Say Yay!’ en el 13 Congreso de OGAE Spain. Foto: Infodiario.es

La segunda invitada al Congreso de OGAE Spain no ha olvidado la 22ª posición en la que quedó ni la tristeza que le provocó. Alcanzó la tercera posición en las casas de apuestas, pero el resultado no fue para nada el esperado. «Me sentí fatal esa misma noche. Pedí perdón, lloré, me disculpé ante todo el país.» Un lo siento que no era de culpabilidad sino de tristeza. Estaba fatal». Al día siguiente, sin embargo, decenas de españoles la esperaban en el aeropuerto para darle las gracias y la enhorabuena por su actuación.

Poco a poco los malos momentos se olvidaron. La representante puso de manifiesto su intención de asistir de nuevo a Eurovisión, pero no como cantante. «Como compositora o autora me encantaría». El punto colosal vino con la puesta de los más de 500 eurofans españoles en pie al grito de Say Yay! en directo y unos pies que no paraban de bailar. Barei parecía estar de nuevo en el Globen Arena, pero esta vez embarazadísima y en el auditorio de la Fundación Mutua Madrileña.

Tres propuestas escenográficas nulas

El mayor problema al que tuvo que enfrentarse fue la escenografía durante los ensayos previos a la final en Estocolmo. «Perdí cinco de mis seis minutos de ensayo hablando con los escenógrafos». Barei expresaba con mucha rabia que tanto los países anteriores y posteriores a su actuación lo tenían todo «milimetrado», mientras que España no. “No te da tiempo a cambiar lo que tienes preparado durante tres meses”. “Nunca llegó el PDF. Nunca se envió. Solo el primer ensayo de febrero», aunque declaró que «habíamos hecho los deberes». Finalmente no hubo luces azules y rojas y las bailarinas se echaron para atrás.

Llegó tal punto en esta batalla interna por la escenografía que Barei pensó no participar en el festival. «En abril dije que no iría a Eurovisión porque me negaron casi todas mis propuestas de escenografía«. Tres fueron las propisiones que ella realizó a TVE y ninguna la aprobada. Siempre le decían que no. «Te dan libertades desde el principio y no es así». Incluso para una de ellas consiguió el patrocinador por su cuenta para que no le costara nada a la delegación y tampoco. Hubo un momento en que «no quieres proponer nada. Todo eran respuestas negativas». Todo los asistentes escucharon cuidadosamente todo lo que contaba la madrileña.

En defensa de Manel

Uno de los momentos más tensos sucedió cuando el presidente de OGAE Spain le preguntó por la actuación de Manel Navarro en Kiev 2017. Recordó que la elección del catalán podría haber sido un «tongo», porque «no se tuvo en cuenta el apoyo del público, solo el del jurado». A esto añadió que «a los eurofans nos dolió mucho porque estamos todo el año apoyando el festival y no tuvimos ni voz, ni voto».

Además, el presentador mencionó el famoso «gallo» que caracterizó la canción de Manel. Un público dividido aplaudió con fervor al presentador, pero la otra parte no estaba del todo de acuerdo. La autora de Say Yay! salió en seguida en defensa del joven cantante: «yo diría que vayáis vosotros y os pongáis allí. Me podría haber pasado a mí o a cualquiera [el gallo]». Una multitud flamante estalló en aplausos para Barei. Aunque reconoció que «a lo mejor la canción no era para Eurovisión», añadió que «me parecía divertida y pegadiza». Empática, remarcó que «no es justo que a un chico tan joven se le cargue todo, porque había un equipo detrás«. Y justo en este momento, un espontáneo del público acabó con el debate sobre Manel, gritando: «¡Háblanos sobre ti, que nos gusta más!», a lo que ella respondió: «sí, ¡por favor!».

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies