Ignacio García Aguilar 27 septiembre, 2018

La comisión del Pacto de Toledo ha acordado este miércoles por mayoría revalorizar las pensiones según la inflación. Además se ha consensuado que esta medida prime sobre cualquier otra acción de mejora con el fin, no sólo de que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo, si no que vean cómo aumenta.

Hoy mismo el Secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha confesado en la presentación del libro Las pensiones en España que el sistema actual de Seguridad Social sólo es viable para los próximos 10 años. Granado ha añadido que se subirán las pensiones en 2018 y 2019 conforme con el IPC, pero que a partir de 2020 se necesitarán un indicador más completo que la inflación. Horas después la comisión del Pacto de Toledo ha aprobado la recomendación para la revalorización anual de las pensiones conforme al IPC real “como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones”. Por otra parte, la resolución recomienda que si se quisiese aumentar las pensiones por encima del IPC se haga vía impuestos y que “sólo se financien con cargo a los recursos de la Seguridad Social los gastos correspondientes al estricto mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones”.

Todos los partidos menos Esquerra han dado el visto bueno al acuerdo. Podemos ha subrayado que el mérito del acuerdo es de los pensionistas, los grandes responsables. Por su parte Ciudadanos, PDeCAT y PP han coincidido en que el IPC no debe ser el único indicador y el Gobierno tiene que valorar añadir más medidas. Esta postura se acerca más a la del Secretario de Estado de Seguridad Social y también a la de los expertos que consideran que suprimir el Índice de Revalorización de Pensiones (IRP) es un error. El IRP, aprobado en 2013 por el PP en solitario, establecía unas subidas máximas de 0.25% en períodos de déficit de la Seguridad Social. Ahora el sistema de protección social se va a enfrentar a una gran presión de gasto y habrá que ver si va a poder subir las pensiones más que el IRP. Gerardo Camps, portavoz del PP, admitía: “que ahora mismo el IRP no goza de consenso político y social es un obviedad. El PP no podía negarse a ello”.

Pensionistas protestando ante el Congreso. Foto: Emilio Naranjo.

La resolución apunta que “la comisión considera esencial, a los efectos de generar confianza en la ciudadanía, recuperar el consenso de la Recomendación del mantenimiento el poder Adquisitivo y mejora de las pensiones aprobada en el año 2011”. Esta propuesta se redactará junto  un conjunto de medidas para garantizar el futuro del Sistema de la Seguridad Social y que deberá debatirse y votarse  posteriormente en el Congreso. Las recomendaciones del Pacto de Toledo son líneas básicas no vinculantes que, posteriormente, el Gobierno debe concretar y legislar de la forma que convenga.

Esta propuesta se enmarca dentro de las Recomendaciones del Pacto de Toledo. Este Pacto, firmado por los distintos partidos políticos en 1995, creó una comisión que perseguía la exclusión de la lucha electoral en el sistema de Seguridad Social y aplicar políticas que asegurasen la perdurabilidad de las pensiones. La comisión se reúne cada cinco años para aportar propuestas: 15 fueron las primeras recomendaciones y actualmente el número de recomendaciones es 22, contando con la recién aprobada.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies