Inicio SOCIEDAD La brecha salarial: las mujeres trabajarán gratis durante 51 días

La brecha salarial: las mujeres trabajarán gratis durante 51 días

0
brecha salarial mujeres
Imagen de archivo en una manifestación feminista / EFE

La brecha salarial, un término que define las diferencias entre hombres y mujeres en el mercado laboral, cada vez es objeto de mayor controversia. Ocurre cuando el valor del trabajo de un hombre y una mujer es el mismo, pero el sueldo no. Eso pasa con las mujeres españolas que ‘ya no cobran nada’ por su trabajo desde el 11 de noviembre.

Las mujeres en España no cobran por sus labores profesionales desde el 11 de noviembre, en comparación con sus compañeros hombres, debido a la brecha salarial. Es decir, durante 51 días, hasta final de año, las empresas ‘se ahorran’ el sueldo de ellas,-pero no el de ellos-, según los datos de Eurostat de 2020.

El sindicato UGT inició una denuncia hacia esta situación en 2016, con el lema #Yotrabajogratis, ya que en ese año las mujeres trabajaban gratis desde el 8 de noviembre. La cifra mejoró en 2018 (en dos días) pero volvió a empeorar en 2019, cuando se determinó que ese año lo harían desde el 7 de noviembre.

Con #Yotrabajogratis, la UGT pretende concienciar a todos los trabajadores y trabajadoras sobre esta discriminación por razón de sexo. Eso no solo tiene una repercusión severa en los salarios, sino que el problema se acentúa aún más tras la jubilación. Un elevado porcentaje de mujeres tienen (y tendrán) pensiones más bajas, lo que se traducen en un mayor riesgo de pobreza.

Este año, la campaña se relanza todavía con más fuerza, ya que la pandemia del coronavirus ha dado más visibilidad al trabajo esencial que desarrollan las mujeres. Son ellas las que representan la mayoría de personas trabajadoras en el sector sanitario, el de educación y el de servicios como los cuidados.

Por tanto, en este 2020 se debería dar todavía más importancia ya que “conviene recordar que la discriminación salarial es, de todas las discriminaciones que sufren las mujeres, la que más dificultades entraña para ser erradicada”, apunta el sindicato.

España, por debajo de la media europea

En España, la brecha salarial es del 14%, un porcentaje que se sitúa por debajo de la media europea, que está en 15,7%. Esto significa que, por cada euro que ganan los hombres, las mujeres ganan 86 céntimos.

La cifra de España triplica las tasas de Italia, Rumanía y Luxemburgo, los países que lideran la lista con la menor brecha de género, con un 1,4%, 2,2% y 3,9% respectivamente. Por su parte, Estonia (21,8%), Austria (20,4%), Alemania y la República Checa (ambas 20,1%) registran las brechas de género salariales más elevadas.

Los cambios que se han registrado en este 2020, según Eurostat, han sido un descenso en 16 países respecto al año anterior, con un aumento en tres países (Francia, Polonia y Eslovenia) y unas cifras invariables en España y Chipre.

Factores que contribuyen a la brecha salarial

brecha salarial mujeres
Cartel sobre la conciliación familiar / Fuente: Valle de Elda

Las mujeres, por norma general, se han dedicado a tareas domésticas con mucha más frecuencia que los hombres. Se trata de labores que, aunque no sean remuneradas, tienen una importancia indudable: limpieza y cuidado del hogar, los hijos y los familiares con situación en dependencia.

Si hablamos del tiempo exacto, las mujeres asumen un total de 22 horas a la semana para estas tareas (casi 4 horas diarias), mientras que los hombres solo nueve horas. Por tanto, la dificultad de compatibilizar las tareas domésticas con una jornada de trabajo ocurre para ellas, y no para ellos.

Por otra parte, la segregación en la enseñanza y el mercado laboral provocan una sobrerrepresentación de un género determinado asociado a x tipo de trabajo. Las mujeres, en su mayoría, se encargan de las profesionales relacionadas con la enseñanza y las ventas, mientras que los hombres se asocian a otras profesiones con mayores ingresos.

Esto también lo vemos en los cargos directivos y de supervisión, ocupados en su mayoría por hombres, o lo que se conoce como el término ‘techo de cristal’.

Un techo que no les deja ascender

brecha salarial mujeres
Viñeta sobre el techo de cristal / Pablo Hevia (Flickr).

A la brecha salarial que sufren las mujeres, se le une el ‘techo de cristal’. Imagina estudiar una carrera, un máster, uno (o más) idiomas, especializarse, conseguir un puesto en una empresa y no poder aspirar a más.

Las mujeres son las que mejores resultados obtienen en las universidades españolas. Finalizan los estudios con una tasa de rendimiento casi 10 puntos superior a la de los hombres y con un mejor expediente, según un informe de Fundación BBVA y el IVIE de 2019. Sin embargo, el mercado laboral no reconoce sus méritos y son pocas las que consiguen cargos directivos.

En España, aunque el 42,8% de los cargos directivos los ocupan las mujeres, la cifra baja en las empresas medianas y grandes, donde solo una de cada tres mujeres los consiguen, según los datos del INE de 2019.

En el mundo de la política, la presencia femenina tiene un mayor porcentaje en el Gobierno, con un porcentaje del 58,8% de los miembros, pero las Subsecretarías y las Secretarías Generales muestran unas cifras mucho más bajas, con un 38,3%.

Por otro lado, en cuanto al conjunto de empresas que forman parte del Ibex-35, el porcentaje es de un 24,7%, ya que solo cinco empresas de estas 35 han alcanzado la igualdad: Inditex (la única compañía que tiene más mujeres que hombres en puestos de mando), Mediaset, Aena, CaixaBank y Bankinter.

En el otro extremo, el techo de cristal es irrompible todavía: la empresa metalúrgica Acerinox no tiene ni un solo cargo directivo femenino, la inmobiliaria Merlin Properties solo tiene un 8% de representación femenina, Cie Automotive (un 9%) y Bankia (10%).

“Se tardan años en recuperar los avances que se pierden”

“El COVID-19 podría revertir los limitados avances que se han logrado en materia de igualdad de género y derechos de las mujeres”, expresa un informe de las Naciones Unidas.

“Lo primero es actuar con las mujeres como líderes, con igual representación y poder de decisión. Las medidas para proteger y estimular la economía deben estar orientadas en particular a las mujeres. Es necesario ampliar las redes de protección social. Se debe reconocer el trabajo de cuidados no remunerado y valorarlo como una contribución vital a la economía”, declara. 

Por tanto, aún queda mucho por hacer. La lucha contra la brecha salarial que sufren las mujeres debería ser más fuerte, y todavía con más razón en este 2020.

¿Nos ayudas a crecer y a hacer periodismo?

InfoDiario es un proyecto periodístico liderado por jóvenes estudiantes de Periodismo. Aunque no lo creas, nos ayudas a crecer. Síguenos (si no es mucho pedir) en  Facebook, Twitter y/o  Instagram. Hacemos periodismo.

Artículo anteriorDesalojan a los migrantes del muelle de Arguineguín en Gran Canaria
Artículo siguienteLa Junta hará este jueves el cribado de test masivo en Nueva Carteya

Deja un comentario